Ruta gastronómica: Escape por la costa

Sucre ofrece un viaje de sabores a su paladar y un placer a la vista.

Póngase algo cómodo, encienda el carro y emprenda el viaje. Partiremos junto al mar, no pensando en la meta si no en el camino, tocando cada lugar en busca de sabores  que evoquen en nuestro paladar la sensación de la sal y el sol de Sucre. Es una huída del protocolo y la planificación así que prepárese para  dejarse llevar por el paisaje y disfrutar de un día entero de ligero placer bordeando nuestra geografía entre cerros y olas
 
 
Por: Viviana Mella
 

El objetivo es marcar en la bitácora los mejores lugares para hacer disfrutar su paladar en tan sólo algunos kilómetros de carretera, entre Anzoátegui y Sucre, no se pierda ni un detalle mientras bordeamos la costa.

La mañana comenzó temprano ese domingo, el viaje requiere de un esfuerzo por despegarse de las sábanas y con la característica lentitud del fin de semana, el reloj marca las 9 am antes de salir en dirección del caluroso estado Sucre.

Gracias al tráfico favorecedor, en poco tiempo llegamos a Pertigalete y minutos después pasábamos frente a la playa Arapito.

Allí nos atrapó el llamado de una vendedora de torrejas. Este postre típico de la región, se consigue en toda la vía de Sucre, pero le recomendamos comprarlo mientras aún es temprano, lo hallará más crocante y fresco.

Al llegar a Santa Fe la aguja del velocímetro comenzó lentamente a descender. La cola se hacía más pesada mientras aparecían a los lados de la vía lugareños que aprovecharon para anunciar sus castañas y naiboas.

Como a 500 metros encontramos un curioso puesto con un letrero que anunciaba: Flor de Jamaica. A la rosa de esta planta se le atribuyen propiedades diuréticas, para aliviar la hipertensión arterial, como antiparasitaria y ligeramente laxante, así que es muy buscada para infusiones.

El día estaba avanzado y La Parada llegó como anillo al dedo. Una hilera de puestos de comida donde puede probar desde empandas hasta deliciosas y aromáticas sopas, muy buscadas por viajeros regulares. Sin embargo, el rasgo resaltante del lugar son sus empanadas. De cazón, de carne molida y mechada, de pollo o de queso; su olor y su aspecto invitan a devorarlas.

Allí puede seguir nuestro ejemplo y detenerse unos minutos mientras es tentado por el olor de sopas y pescados fritos que inunda los alrededores. Si desea comprar algunas tortas de casabe, este es también el lugar correcto, ya que se encuentran frescas y  listas para llevar.

Eran casi las 2 pm y nos topamos con una pequeña estructura destinada a exhibir dulces de leche, pulpa de tamarindo, coctelitos, algunos encurtidos y  jalea de mango. No pierda la oportunidad de llevar algunos envases de jalea de mango, dulce o ácida, hay para todos los gustos.

Un poco antes de llegar a Cumaná está el restaurante La Llanera. Se puede comer de todo, desde sopas hasta chivo, pasando por pescados y carnes variadas. Un lugar amplio y cómodo al lado derecho de la carretera.

Pasando la entrada a Cumaná encontrará un puesto llamado La Cachapa, que haciendo honor a su nombre sirve unas suculentas y enormes cachapas, solas, con queso o con aguacate, son una delicia.

A unos minutos, se encuentra el restaurante Las Piñas. Allí conseguirá una amplísima oferta de frutas de la región, y por supuesto, no faltarán las piñas. También ofrecen conservas y besitos de coco.

Siguiendo la carretera serpenteante llegamos al restaurant Sol y Mar. Un lugar hecho de madera y piedra, lleno de helechos y con una escalera que lleva a dos muelles. El nido de pelícanos en el techo es la entretención de los comensales y el menú ofrece toda la variedad del mar. Usted puede disfrutar de la brisa, las olas y por supuesto, de la comida. Le recomendamos este lugar tanto por el menú, como por la inmejorable vista que ofrece.

La última parada es, sin duda, San Antonio del Golfo. El mejor lugar para dejarse tentar por unas cuantas ostras y los famosos “coctelitos” de mariscos, a precios muy solidarios.

Así, luego de este placer del paladar comenzamos a deshacer el camino de vuelta a Puerto La Cruz con las últimas luces del atardecer y dejando atrás el arrullador sonido de las olas.

Anuncios
Categorías: Gastronomía, Nacionales | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: