Lo que debes saber antes de viajar a Marruecos

Por: Ysmary Noriega

Marruecos está situado en la costa norte del continente africano y sus costas se bañan tanto por el mar mediterráneo como por el océano atlántico. Cuenta con espectaculares cordilleras montañosas, además de su deliciosa gastronomía y su impresionante historia.

El área entre las montañas y costa atlántica del país está cubierta de llanuras fértiles. También puede aventurarse a explorar las dunas de arena y desechos de piedra del desierto del Sahara.

Rabat es la capital de Marruecos y conocida como a ciudad de los jardines

Si deseas visitar Marruecos, a continuación una lista de las cosas que debes saber para hacer de este, un viaje maravilloso e inolvidable.

– Época recomendada para viajar: Los mejores meses para visitar el país son marzo, abril, mayo, septiembre y octubre, aunque si nuestro destino es el Sur, es mejor hacerlo de octubre a febrero.

-Ropa: es recomendable preparar una maleta llena de ropa de algodón ligera, es decir, preparados para el calor y para el sol, con gorros, gafas de sol, cremas de protección solar y como siempre, con calzado cómodo para largas caminatas por las calles empedradas de sus ciudades. De cualquier modo, conviene ir preparado con algo de abrigo puesto que durante las noches refresca, y un chubasquero si viajamos durante la época de lluvias, que es durante el mes de Octubre. Es recomendable que las mujeres vistan muy discretas.

 Botiquín y precauciones: Según el Ministerio de Sanidad y Consumo, es recomendable ir vacunado contra las fiebres tifoideas, la hepatitis A y B, tener al día la vacuna del Tétanos y extremar precauciones contra la malaria si se viaja de mayo hasta octubre en zonas rurales de la provincia de Chefchaouen. Por supuesto, los antidiarreicos siempre son buenos compañeros de viaje. También es aconsejable vacunarse de tuberculosis, aunque las autoridades marroquíes no exigen ningún tipo de certificado.

-Hospitales: las condiciones sanitarias de Marruecos, según las califica el Ministerio de Asuntos Exteriores, son en general correctas. De hecho, en las grandes ciudades es fácil acudir a clínicas privadas con buenos profesionales, formados en muchos casos en Europa. Sin embargo, en caso de estar viajando en zonas rurales, las instalaciones sanitarias son de un nivel muy inferior, poco dotadas y con personal escasamente cualificado, por lo que sólo se aconseja la hospitalización en caso de extrema urgencia. Lo mejor, es lo antes posible, pedir el traslado a nuestro país de origen. Siempre es recomendable llevar un seguro de viaje, para evitar malos ratos.

-Aparatos eléctricos: La electricidad en la mayor parte del país es de 220 voltios, aunque es recomendable informarse directamente en el lugar en el que nos alojemos, antes de usar cualquier aparato eléctrico, ya que todavía en muchos sitios funciona a 110. Casi todos los enchufes son de clavija redonda (véase nuestro artículo Tipos de enchufe en el mundo).

– Teléfono móvil: Muchas operadores en el mundo tienen acuerdos con operadores locales, por lo que seguramente solo deberemos llamar a nuestra operadora para que se active el roaming automáticamente al llegar al destino, conectando con la red que mejor cobertura nos ofrezca en ese momento.

– Forma de conducir: Las carreteras son en general bastante peligrosas debido a varios motivos, como por ejemplo, el intenso tráfico de las vías principales y el deficiente mantenimiento de las carreteras secundarias. Además, todas las carreteras están muy transitadas por personas, animales y muy mal, por no decir, casi nada señalizadas

-Horario comercial: Los comercios están abiertos generalmente de 9.30 a 13 h. y de 15 a 19.30 h., aunque muchos también lo están al mediodía.  Si vamos a visitar museos hay que tener cuidado planificándolo, ya que muchos de ellos cierran los jueves o los viernes, y suelen abrir de lunes a viernes de 9 a 12 h. y de 15 a 17.30 h. Los bancos abren de 8.15 a 11.30 h. y de 14.15 a 16 h. En los meses de verano, tienen jornada ininterrumpida hasta las 15.30 h. y durante el Ramadán de 9.30 a 14 h.

– Seguridad y advertencias: Es muy importante evitar las zonas militares, que aunque no están debidamente señalizadas, están indicadas como zonas de riesgo y no deben ser fotografiadas

-Dinero: Se pueden cambiar euros por dirham en todos los aeropuertos y en la mayoría de los hoteles, que ofrecen el cambio oficial, y es importante conservar el recibo, para que cuando nos vayamos podamos solicitar el cambio de dirhams por euros, hasta el máximo del 30% del total cambiado. En los restaurantes, comercios y hoteles más importantes, se admiten tarjetas de crédito internacionales, Visa, Mastercard, Diners Club y American Express.

– Compras: Lo mejor de las compras en Marruecos es el ambiente animado de sus zocos y medinas, en los que se puede comprar una gran variedad de productos artesanos, desde prendas de vestir, como caftanes de distintos diseños y colores, babuchas, pañuelos, camisas, pantalones y sombreros. También son típicos los productos de latón y cobre, de cerámica, de vidrio y los interesantes trabajos de marquetería y los artículos de madera. El regalo preferido para traer de Marruecos suele ser la rosa del desierto, esa curiosa formación de arena y sal

-Regateo: Este es uno de los países en los que se practica maravillosamente el arte de regatear, por lo que cuando vayamos a comprar algo, entablaremos una larga charla con el vendedor, normalmente acompañada por un acogedor té de hierbabuena. Nos dirá un precio excesivo, y seguiremos regateando ofreciendo menos de la mitad con una gran sonrisa. El mejor consejo, paciencia y buen humor.

– Propinas: Se acostumbra dejar entre el 10 y el 15% del total de la factura, y es importante dejar propina a los guías, mozos y empleados. En algunos restaurantes, el servicio sí está incluido en la factura, pero unas monedas de más siempre arrancarán una sonrisa.

¿A dónde ir?

La Mezquita Hassan II es el templo más alto y el segundo más grande del mundo

Marruecos ofrece una multiplicidad de ciudades y hermosos lugares a los viajeros. Aquí solo mencionaremos algunos de los más importantes.

En la costa atlántica la cosmopolita Tánger es la puerta a África y ofrece interesantes lugares para visitar tanto dentro de la ciudad como en los cercanos pueblos Chaouén, Asilah, Cabo Spartel y la ciudad de Tetuán.

La moderna Casablanca es el centro económico del país; allí se puede visitar la Mezquita Hassan II, la más grande del mundo, y realizar excursiones a Azemmour y El Jadida.

Agadir es uno de los destinos turísticos más visitados por sus hermosas playas y sus centros deportivos, desde aquí se pueden realizar visitas a Marrakech, Essaouira, Tiznit, Taroudant, Goulimine y Tafraout.

También es una muy buena opción conocer las ciudades imperiales, llamadas así porque todas ellas fueron en algún momento capital de Marruecos.
Rabat que es la actual capital del país, nos ofrece impresionantes entradas, hermosos jardines, playas y tradicionales monumentos; su ciudad gemela, Salé, se encuentra al otro lado del río y vale la pena ser visitada.
Meknès, protegida por almenas y murallas, nos invita a conocer su casco histórico, protegido por la UNESCO y sus importantes ruinas arqueológicas, entre otras cosas.

Fuente:

Está en mundo  

Anuncios
Categorías: Internacionales, Vacaciones | Etiquetas: , , , , | Deja un comentario

Navegador de artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: